+34 876 030 252

info@aliquota.es

Horario: L-V de 8:30 a 17:30

Ley de Segunda Oportundad, Concurso de Acreedores y Estado de Alarma

Ley de Segunda Oportundad, Concurso de Acreedores y Estado de Alarma

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, respecto a los concursos de acreedores nos dice que:

“1. Mientras esté vigente el estado de alarma, el deudor que se encuentre en estado de insolvencia no tendrá el deber de solicitar la declaración de concurso. Hasta que transcurran dos meses a contar desde la finalización del estado de alarma, los jueces no admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario que se hubieran presentado durante ese estado o que se presenten durante esos dos meses. Si se hubiera presentado solicitud de concurso voluntario, se admitirá éste a trámite, con preferencia, aunque fuera de fecha posterior.”

"2. Tampoco tendrá el deber de solicitar la declaración de concurso, mientras esté vigente el estado de alarma, el deudor que hubiera comunicado al juzgado competente para la declaración de concurso la iniciación de negociación con los acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación, o un acuerdo extrajudicial de pagos, o para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio, aunque hubiera vencido el plazo a que se refiere el apartado quinto del artículo 5 bis de la Ley 22/2003, de 9 de julio.”

Artículo 43. Plazo del deber de solicitud de concurso."

Desde nuestro despacho queremos aclarar varios puntos al respecto:

El concurso necesario respecto a una empresa supone que es uno de los acreedores, ante la situación de insolvencia generalizada, acreditando unos denominados hechos externos (impago generalizado a TGSS, AEAT o cualesquiera otros), el que obliga a la declaración de concurso, presentando la solicitud de concurso ante el Juzgado de lo Mercantil. En este caso, la empresa deberá acreditar que es solvente y pagar al acreedor solicitante para soslayar la declaración de concurso.

La empresa deberá acreditar que es solvente y pagar al acreedor solicitante
Mientras perdure el estado de alarma, se impide la posibilidad de presentar el concurso necesario de las empresas

Si hablamos del concurso voluntario, es aquel en el que es la propia empresa o el deudor, que consciente de la situación de insolvencia, presenta su propia solicitud de declaración de concurso.

Pues bien, aclarado o anterior, vemos que mientras perdure el estado de alarma, se impide la posibilidad de presentar el concurso necesario de las empresas, y por tanto los acreedores ven vedada la oportunidad de obligar a la empresa que les debe dinero a presentar el concurso.

Probablemente, es una medida oportuna en estos momentos, si bien, desde luego, parece discutible que se permita no presentar el concurso de acreedores voluntario en el plazo legal de dos meses tal y como establece la Ley Concursal.

Dos son los motivos por los que entendemos que no se debe demorar la decisión de presentar concurso de acreedores: la primera y fundamental es que si se persigue la oportunidad de continuar con la actividad productiva, cuanto antes se presente el concurso de acreedores, más posibilidades habrá de conseguir un acuerdo con los acreedores, y dos: se avecina una auténtico tsunami que va a bloquear y colapsar los juzgados, por lo que es importante presentar los expedientes de forma escalonada y avanzar en lo que se pueda en estos momentos.

Es tiempo de zozobra económica para empresas, pymes, autónomos y particulares, pero lo que no es una opción en estos momentos es no hacer nada y esperar que la ola nos arrase.