+34 876 030 252

info@aliquota.es

Horario: L-V de 8:30 a 17:30

¿Cómo puedo reunificar mis deudas?

¿Cómo puedo reunificar mis deudas?

La reunificación de deudas consiste en agrupar todos los préstamos e hipotecas que hayamos contraído para reunirlos en un solo préstamo. De esta forma, solo tendremos que afrontar un único pago mensual para abonar la deuda pendiente, y cuya cuantía será menor que la suma de las diferentes cuotas que antes debíamos de hacer frente.

Gracias a la reunificación de deudas, logramos reducir de manera considerable la cuota mensual que pagamos por la devolución de los préstamos. Por otro lado, en esta operación el plazo de amortización se verá incrementado, haciendo que el coste final sea más elevado debido a los intereses que tenemos que abonar.

Existen diversas empresas especializadas en la reunificación de deudas, conocidas como medidadoras, que permiten unificar préstamos e hipotecas que tengamos con las entidades bancarias, aunque los particulares también podrán acudir a su entidad bancaria para comenzar con los trámites de la reunificación.

Requisitos para la reunificación de deudas

Se deben cumplir varios supuestos para que una persona pueda acceder a los beneficios que ofrece la reunificación de deudas. El primero es que no se puede escoger unificar unas deudas concretas y otras dejarlas aparte. Se deberán agrupar todos los préstamos que tengamos en uno solo.

El segundo requisito que más demandan las entidades bancarias es que la cuantía de este nuevo préstamo o hipoteca no debe superar el 80% del valor del bien hipotecado. De esta forma se le ofrece una garantía adicional a la entidad con la cual hemos contraído las deudas.

También se pedirán otros requisitos que se aplican habitualmente en la concesión de cualquier hipoteca:

  • Tener ingresos mensuales estables y demostrables.
  • No estar en una lista de morosos.
  • Presentar un aval que nos respalde.

¿Se pueden reunificar deudas sin hipoteca?

Reunificar una deuda sin hipoteca significa unir todos los préstamos que tengamos en uno solo, sin aportar un aval o garantía que nos respalde, algo que puede resultar bastante complicado si no queremos entregar una de nuestras propiedades como garantía del préstamo.

Los bancos exigirán que el solicitante no posea ningún impago en los préstamos vigentes y que pueda entregar un justificante de cancelación de las otras deudas para poder reunificarlas en una sola. Se requerirán ingresos mensuales estables, además de no estar presente en ninguno de los ficheros de las listas de morosos.

Pasos para reunificar una deuda

En primer lugar, para realizar una reunificación de deudas se requiere del estudio de cada caso particular por parte de la empresa mediadora. Tras analizar el cumplimiento de los requisitos anteriormente mencionados y valorar el estado de los préstamos que deseamos reunificar, si la operación es aprobada será necesario comenzar a negociar con las entidades bancarias las nuevas condiciones de pago del préstamo único reunificado.

Una vez que el proceso se ha iniciado, se cancelarán todos los préstamos e hipotecas que tenga el interesado y se reunificarán en una sola hipoteca que cumplirá con las condiciones previamente negociadas con la entidad bancaria. Esta nueva deuda sumará el total de las deudas anteriores que teníamos pendientes, con un nuevo tipo de interés y un plazo nuevo de amortización, que será más largo para que así podamos reducir la cuota mensual a pagar.

¿Necesitas cancelar tus deudas?

En Aliquota podemos ayudarte a conseguirlo. Con la Ley de la Segunda Oportunidad podrás liberarte de tus obligaciones de pago, para siempre.

Solicita más información

Gastos derivados de la reunificación de deudas

Reunificar las deudas implica una serie de gastos derivados del trámite que también debemos tener en cuenta. Una reunificación implica la cancelación anticipada de los préstamos, lo cual hará que tengamos que pagar las comisiones por cancelación o amortización anticipada.

Unir todas nuestras deudas en una sola implica la apertura de una nueva hipoteca, con todos los gastos asociados que conlleva. También tendremos que pagar a la agencia mediadora para que realice el estudio de nuestro caso y la negociación con las entidades bancarias si lo necesitamos antes de acudir a hablar con nuestro banco.

La reunificación implica un plazo de amortización más largo, lo que deriva en pagar más intereses y por lo tanto, la cuantía total del préstamo se incrementará.

Ventajas de la reunificación de deudas

A pesar de que la reunificación de deudas traiga consigo una serie de gastos añadidos al proceso, es cierto que esta solución puede traernos muchos beneficios.

El más notable es que al reunificar todos nuestros préstamos en uno solo podremos abonar una cuota mensual muy inferior a la que estábamos pagando ya por cada préstamo de forma individual, haciendo que nuestra economía mensual vaya más desahogada, a pesar de que el plazo para abonar este nuevo préstamo sea más largo. En el día a día, esto nos puede ayudar especialmente si no tenemos un sueldo muy elevado y tenemos otras necesidades que sufragar.

Es importante que analice su caso detenidamente para poder valorar si esta operación es la indicada para usted.

¿Necesita ayuda con sus deudas?

En Aliquota somos especialistas en deudas y podremos ayudarle a estudiar su caso para analizar la solución más adecuada a sus intereses.

En caso de que no pueda hacer frente a sus deudas o la reunificación no le convenza, podremos valorar su situación para analizar si puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, con la cual podremos cancelar sus deudas para siempre.

Contacte con nosotros e infórmese.